Si, hablarle a las plantas funciona, ahora veamos la causa

El griego no solo era un médico muy avanzado, se trataba de un gran docente, puedo especular que Hipócrates, sabía que si les decía a sus alumnos que pasen horas observando las plantas a diario hasta su más mínimo detalle fisiológico y evolutivo estos lo verían como una pesada tarea pero en cambio si les decía que hablasen con las plantas y que estas reaccionarían favorablemente los discípulos tomarían esto como algo divertido y de hecho pasarían horas observando las plantas y comprendiéndose más, por lo tanto dándoles más y mejores cuidados.

Se puede discutir si las plantas tienen o no sentimientos, incluso si son receptivas a nuestras palabras pero nadie pondrá en duda que los humanos si tenemos sentimientos y que estos afectan a nuestra forma de hacer las cosas.

La horticultura a causa de tratarse de trabajo con cosas vivas es una de esas actividades tan complejas que en muchos casos se nos escapa la relación causa consecuencia, esto en ocasiones nos hace pensar en mecanismos esotéricos y cuando encontramos soluciones cuyo basamento científico o mecanismo de pensamiento por el cual las hemos desarrollado no conocemos lo llamamos intuición, la intuición no es otra cosa que el acceso rápido a nuestros conocimientos y experiencias acumulados durante la vida.

En resumen: quienes les hablan a las plantas aseveran que de esta manera estas crecen más y más sanas aunque pocos se atreven a describir por qué, de hecho las personas que hablan con sus plantas son quienes más las observan y quienes más se comprometen en su cuidado. No vuelvas a pensar que esa viejita que es tu vecina está equivocada cuando te dice que sus plantas crecen bien por que ella les habla, si te pones a explicarle de que se trata ya es cosa tuya, este blogger no se hace responsable de las consecuencias que podrás sufrir si te pones a matar mitos.

Este es un post más para insistir sobre los tres principios que no debe olvidar un horticultor: observar, observar y observar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *