Soy una lombriz, soy roja, soy californiana, soy una estafa

En los años 50 del siglo pasado los humanos nos pusieron a trabajar de manera organizada, está claro estos extraños seres llevaban unas décadas de agricultura industrial, una agricultura que ya se estaba haciendo muy agresiva y estaba destrozando nuestro hábitat, entre abonos químicos y herbicidas el suelo se vuelve inerte y ya no tiene alimento para nosotras. Algunos de los humanos parecen no estar tan locos y esos son los que hace más de sesenta años reconocieron que si nosotras procesábamos su compost tenían mucho mejores nutrientes que con los abonos químicos y nos encerraron en cajones o nos pusieron sobre bancales de compost para que comamos nos reproduzcamos y caguemos, lo bueno es que ya se están dando cuenta de que lo mejor es regenerar el suelo y que podamos vivir en el.

Fue en california donde a mediados del siglo pasado se experimentó más con nuestras habilidades para producir nutrientes y mejorar el suelo pero ahora volvamos a los más locos entre los humanos por que lo que sucedió después de que los prehippies californianos comiencen a utilizarnos es de psiquiatra.

Un tal Ferruzzi dijo que solo nosotras eramos aptas para el lumbricultivo y que éramos un híbrido creado en una universidad de california y ¡oh casualidad! El tenía muchas de nosotras para vender y resulta que: aunque nuca dijo de que universidad se trataba ni mostró documento alguno sobre esa hibridación otros muchos humanos le creyeron y hasta la actualidad aunque los análisis genéticos ya demostraron que somos la Eisenia andrei de siempre.

En síntesis: si soy útil para el lumbricultivo o para mejorar el suelo, si soy de las más utilizadas y si tu campo no está muy contaminado y tengo alimento puedes migrarme a el, lo colonizaré gustosamente y te verás beneficiado por mis actividades pero piensa que si hay unas lombrices locales tal vez se adapten mejor, que si pones distintas variedades de nosotras puede que aportemos diferentes cosas pero no olvides que cualquier lombriz es útil para producir compost lumbricultivado o para mejorar la tierra y que por si fuera poco si alguien te dice que te vende rojas californianas que somos híbridas creadas en una universidad y las únicas aptas o las mejores para el lumbricultivo, te miente y pretende estafarte.

2 comentarios sobre “Soy una lombriz, soy roja, soy californiana, soy una estafa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *