Soy una lombriz, soy roja, soy californiana, soy una estafa

Me llamo Eisenia andrei, soy la vieja lombriz euroasiática junto a Eisenia foetida o lombriz rayada llevamos décadas siendo utilizadas de manera consciente por muchos agricultores para mejorar el compost y en el mejor de los casos para mejorar el suelo aunque en realidad llevábamos milenios haciendo el trabajo de manera callada, es decir, sin que el ser humano se entere.

En los años 50 del siglo pasado los humanos nos pusieron a trabajar de manera organizada, está claro estos extraños seres llevaban unas décadas de agricultura industrial, una agricultura que ya se estaba haciendo muy agresiva y estaba destrozando nuestro hábitat, entre abonos químicos y herbicidas el suelo se vuelve inerte y ya no tiene alimento para nosotras. Algunos de los humanos parecen no estar tan locos y esos son los que hace más de sesenta años reconocieron que si nosotras procesábamos su compost tenían mucho mejores nutrientes que con los abonos químicos y nos encerraron en cajones o nos pusieron sobre bancales de compost para que comamos nos reproduzcamos y caguemos, lo bueno es que ya se están dando cuenta de que lo mejor es regenerar el suelo y que podamos vivir en el.

Fue en california donde a mediados del siglo pasado se experimentó más con nuestras habilidades para producir nutrientes y mejorar el suelo pero ahora volvamos a los más locos entre los humanos por que lo que sucedió después de que los prehippies californianos comiencen a utilizarnos es de psiquiatra.

Un tal Ferruzzi dijo que solo nosotras eramos aptas para el lumbricultivo y que éramos un híbrido creado en una universidad de california y ¡oh casualidad! El tenía muchas de nosotras para vender y resulta que: aunque nuca dijo de que universidad se trataba ni mostró documento alguno sobre esa hibridación otros muchos humanos le creyeron y hasta la actualidad aunque los análisis genéticos ya demostraron que somos la Eisenia andrei y foetida de siempre.

En síntesis: si soy útil para el lumbricultivo o para mejorar el suelo, si soy de las más utilizadas y si tu campo no está muy contaminado y tengo alimento puedes migrarme a el, lo colonizaré gustosamente y te verás beneficiado por mis actividades pero piensa que si hay unas lombrices locales tal vez se adapten mejor, que si pones distintas variedades de nosotras puede que aportemos diferentes cosas pero no olvides que cualquier lombriz es útil para producir compost lumbricultivado o para mejorar la tierra y que por si fuera poco si alguien te dice que te vende rojas californianas que somos híbridas creadas en una universidad y las únicas aptas o las mejores para el lumbricultivo, te miente y pretende estafarte.

19 comments for “Soy una lombriz, soy roja, soy californiana, soy una estafa

  1. lmtz
    4 Abril, 2016 at 9:55 pm

    Qué listo el Ferruzzi, sacándose una pasta a costa de las lombrices y la tontuna humana. Márketing, le llaman.

    • Bernardo
      7 Abril, 2016 at 7:19 am

      Se llama patentes… y mientras se permitan sin un control serio y no de un lobby, estamos “condenados” a terminar pagando por todos los recursos naturales

    • 25 Octubre, 2016 at 9:36 pm

      imtz ponete a trabajar de algo envidioso ,!! que te importa el negocio ajeno ignorante

  2. Zadvershkiv
    7 Abril, 2016 at 4:29 am

    Según el artículo esas lombrices no son ninguna estafa porque hacen el trabajo.
    Como anécdota yo compré algunas de esas lombrices por Internet hace años (era un kilo contando el sustrato con el venían, eran aproximadamente 100 lombrices), el vendedor nunca dijo que fueran un híbrido, pero ciertamente esas lombrices están muy bien adaptadas a la vida en cautiverio, se reproducen rápidamente y son muy productivas, al poco tiempo no podía volverlas a contar, eran miles y eso que mis cuidados eran más bien negligentes, las alimentaba con restos de vegetales de la cocina, cuando están podridos (y en especial las frutas podridas) les encantan porque se nutren de las bacterias. Lastimosamente esas lombrices no se adaptan al clima en donde vivo, es muy seco y pobre en vegetación y esas lombrices no parecen tener mucha habilidad para refugiarse bajo tierra como las lombrices nativas, ya no tengo ninguna por un accidente que ocurrió y todas murieron. En fin, esa es mi experiencia. Les recomiendo la lombriz roja californiana si quieren tener una composta muy viva con mucho excremento de lombriz, sólo recuerden que no les gusta el ambiente demasiado ácido por eso tienen que agregar carbonato de calcio u otras sustancias alcalinas a la composta para que no huyan o mueran.

  3. Jesús
    7 Abril, 2016 at 6:57 am

    Bueno, a mi no me costaron nada. Por ahora las tengo diferenciadas de las autóctonas en el sentido de que las tengo separadas, aisladas, en su compostera. Tenia entendido que una de las diferencias entre la roja y la autóctona era la capacidad que tiene esta última en profundizar en el suelo mientras que la roja solo vivía en la capa superficial. Sabiendo que se trata de la misma especie ¿ podría soltarlas directamente sobre el terreno sin generar daños al ecosistema?.

    • 25 Julio, 2016 at 4:51 pm

      la estafa está en que no son californianas ni hibridas y con este falso sello se venden caras y hacen que la gente descarte las que tiene a mano 🙂

  4. un tipo
    7 Abril, 2016 at 7:15 am

    Hay una errata. Hay escrito nuca en lugar de nunca.

  5. 7 Abril, 2016 at 8:48 am

    Olá, me pareceu muito interessante este artigop e tive a liberdade de compartilhá-lo em meu blog citando a fonte. Se nao está de acordo avise-me que o retiro.
    http://granjaamoroza.blogspot.com.es/
    Grata,

    SARA

    • Imagen de perfil de jsruetter
      21 Abril, 2016 at 12:17 pm

      Gracias por compartir nuestros conteidos, Sara.

  6. Dani
    7 Abril, 2016 at 9:14 am

    Hola

    Muy intersante el artículo. Crío lombrices de este tipo (me las regalaron, así que no fue una estafa) y aunque ya sabía que no venían de california, no conocía la historia de la hibridación y la universidad.

    En cualquier caso, quería comentar simplemente que aunque en mi tierra hay lombrices autóctonas, que respeto y aprecio, las rojas californianas tienen una cualidad que no tienen las autóctonas, y es que son tremendamente voraces.

    Las autóctonas las tengo en tierra firme, en su ambiente, donde encuentran la comida que necesitan y están a gusto. Las rojas californianas las tengo en un sitio cerrado, y las alimento con restos de verdura de la cocina, posos de café, etc.

    Por un lado, sería imposible para las autóctonas devorar la cantidad de restos vegetales que devoran las rojas en el mismo tiempo, de ahí su utilidad. Y por otro, esa misma voracidad hace que las rojas no sean sedentarias. Si no encuentran comida, se van. Por eso es poco útil echarlas a tierra firme, a no ser que sea una tierra muy rica en materia orgánica sin descomponer, o de lo contrario se irán a buscarse la vida a otra parte, y si tienen suerte no morirán.

    En resumen, cada especie tiene sus características y su utilidad, y estoy de acuerdo en que mezclarlas tal vez no es la mejor idea. Y contra la estafa, lo mejor es acercarse a algún grupo de practicantes de agroecología, consumo de productos ecológicos, permacultores… son colectivos en los que es fácil encontrar gente dispuesta a ayudar a “la causa”, y se pueden intercambiar lombrices, semillas, etc, sin que necesariamente haya dinero de por medio.

    Saludos

  7. Manuel Maria
    7 Abril, 2016 at 10:50 am

    Busco un cajón de las autóctonas, pasaría a recogerlas. Aunque no hables de dinero, nosotros le llamamos aportaciones voluntarias. No hay comercio. Trueque. Y el dinero es uno mas de los productos. Por cierto la californiana se utiliza mucho para la pesca de playa. Viven en maquinas espendedoras al lado del mar.

  8. Danilo José Morales Herrera
    7 Abril, 2016 at 12:46 pm

    Dónde puedo conseguir toda la historia del invento de que eran híbridas las californianas?

  9. 12 Abril, 2016 at 10:04 am

    Soy arquitecto y poseedor desde hace 10 años de vermicompostera con la famosa lombriz roja californiana.

    No estoy de acuerdo con el artículo. Son las que se usan porque son las más voraces. No tienen nada que ver con las lombrices autóctonas.

  10. Imagen de perfil de jsruetter
    23 Abril, 2016 at 12:35 am

    En muchos lugares de Europa la “lombriz local” puede ser Eisenia andrei más conocida comercialmente como roja californiana, también se puede encontrar Eisenia foetida más conocida como rayada o tigre, con características de voracidad y reproducción similar a la anterior, luego por ejemplo en Galicia tenemos unas más grandes y de color claro cuyo nombre desconozco, tal vez algo menos voraces pero mucho más reproductivas.

    No soy arquitecto, soy horticultor 🙂

  11. Fernando
    2 Mayo, 2016 at 7:06 pm

    Hola, si puedes ayudarme, quisiera saber en donde puedo conseguir lombrices rojas por la zona de Santiago de Compostela, Tengo bastante abono de cortar el cesped acumulado y quisiera transformarlo en compost. Muchas gracias

    • Imagen de perfil de jsruetter
      3 Mayo, 2016 at 1:42 pm

      No se donde las venden en Santiago, en Vigo algunos viveros y cooperativas agrarias las venden, pero hemos visto muy buenos precios donde las venden para los pescadores, las que venden en las tiendas de artículos de pesca o cerca de las zonas donde se pesca normalmente son una de las dos especies rojas, (Eisenia andrei o Eisenia foetida) ambas muy buenas para lumbricultura, lo que si te recomiendo es que si compras por internet o en viveros, si tienes opción no les compres a los que te digan que son lombrices californianas rojas, que son híbridas y toda esa charlatanería, hay anuncios web y viveros que te dirán, se trata de Einsenia foetida, o de Eisenia andrei, los primeros o son estafadores o ignorantes, no tengo nada contra los ingorantes ya que todos ignoramos mucho más de lo que sabemos, pero es mejor no arriesgarse a alimentar estafadores conscientes o ignorantes contumaces, por lo tanto quien te diga: te vendo Lombrices Einsenia foetida o Einsenia andrei, es una persona confiable.

  12. 1 Junio, 2016 at 8:55 pm

    Saludos a todos.

    Esta tarde hemos echado estiércol en un terreno de tránsito a permacultural. El estiércol era muy rico en lombrices y procedente de un ganadero vecino que no hace uso de “químicos”, lo que quiero resaltar aquí es que estaba cargado de lombrices espontáneas.

    Antes de abonar el terreno éste ya tenía un suelo rico en humus y lombrices “autóctonas”. Las mismas lombrices que llaman de california son las lombrices de toda la vida que he visto en canarias, la península, centro América y por supuesto donde vivo ahora, Asturias, y lo único que las diferencia de las demás es que son más voraces y forman colonias densas.

    El término rimbombante de “lombriz roja de california” se debe a un negocio y un buen marketing, sin desdeñar que se investigara o no sobre ellas.

    El asunto es que si no hay lombrices es lo mismo que si no hay abejas, por suerte la naturaleza ya se ocupa de que no falten.

    Sobre la lombriz autóctona en casa las tenemos de entre 7 y 12cm y con una voracidad nada envidiable a las elitistas californianas. Cabe puntualizar que las autóctonas trabajan más con la tierra cumpliendo una buena labor en suelos primarios y con funcionalidades en la estructura del suelo que las hace imprescindibles. Su sola presencia indica que el terreno es óptimo y equilibrado.

    Larga vida a la soberanía y a las lombrices… sin marca ni etiqueta.

    Un fuerte abrazo desde Asturias y suerte en vuestro proyecto.

    • Juan carlos
      28 Marzo, 2017 at 3:06 pm

      Muy buen aporte gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *